Ángela Rodríguez

Artista: ASHLEY LANDE

kansas, 1983

Esta joven artista contemporánea recupera elementos de la cultura nativa americana encarnada por el hombre blanco.

Su rico imaginario se alimenta del primitivo recuerdo de un remoto paganismo, colorido folklore y orígenes de mundos psicotrópicos basados en escenas biográficas.

La tentativa de describir la obra de Ashley Lande se parece al intento de volver a contar un sueño; el trabajo de esta artista es psicodélico, imaginativo y sin inhibiciones. Se trata de una catarsis monumental donde paganismo , elementos folk de cultura nativa americana y experiencias personales se interelacionan construyendo un mundo de códigos surrealistas y autobiográficos. A menudo la correspondencia mutua de estos fenómenos es protagonizada por apariciones psicotrópicas encarnadas en la figura de la misma artista o sus seres más cercanos.

La práctica de Ashley es totalmente autoinspirada y autodidacta. Después de dominar el dibujo su obra fue empujada a un nuevo reino  donde  retratos realistas a grafito se solidifican a través de  intrincados detalles a la manera gótica.

Se sirve del bolígrafo, lápices de colores, plumas, grafito y acuarela en pocos tonos para crear escenas espirituales y místicas  al estilo de de la cubierta de Tarot de Acuario de David Palladini o cualquier número de las cubiertas de lo álbumes de Jimi Hendrix.

El rico imaginario del que beben sus imágenes se remite constantemente a un código ancestral, a la vida y a la muerte. La figura del chamán es el guía que, a través de sus acciones nos transporta a los orígenes de los tiempos.

Sus imágenes  puramente narrativas, en las que  barbudos en taparrabos disparan rayos láser de arco iris mientras bailan alrededor de la piedra sacrificial , se consolida en la catarsis monumental de la expresión de su trazo, la vibrante utilización del color, el exceso de elementos y elementos simétricos así como repetitivos.

A pesar de lo oscuro y profundo de sus obras, la artista afirma que encuentra la inspiración en momentos de felicidad, al contrario de la mayoría de creativos que lo hacen desde un estado de depresión o desasosiego.

Ciertamente, en todas la obras de Lande se desprende un imponente  flujo espiritual que se deduce de la relación entre la artista y su arte mismo.

Estas imágenes autobiográficas retratan la vida, la muerte, vidas pasadas, lo que hay detrás de la vida y la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s