Edward St. John Gorey 1925-2000

Lo tenebroso y la muerte como eje de sus obras

Dio al mundo más de un centenar de obras, incluyendo The Gashlycrumb Tinies, The Doubtful Guest y The Wuggly Ump, ganador del premio establecido y diseños de vestuario para teatro innumerables producciones de Cape Cod to Broadway, un notable número de ilustraciones en publicaciones como The New Yorker y The New York Times, y, en los libros de una amplia gama de autores de Charles Dickens a Edward Lear, Samuel Beckett, John Updike, de Virginia Woolf HG Wells, Heide Florencia y muchos otros. Su obra bien conocida, créditos animados de la serie Mystery de la cadena PBS. Gorey manejaba sus ilustraciones en pluma y tinta. Su humor irónico y poco convencional le han traído elogios de la crítica y un siguiente ávido de todo el mundo.

Formalmente, sus dibujos suelen ir acompañados de pequeños versos escritos a plumilla, como los cuentos infantiles del siglo XIX, pero con una vertiente definitivamente siniestra. Los acontecimientos más escabrosos son tratados como lo más normal del mundo, lo que constituye la base del sarcástico humor de Gorey (en una visita a un jardín infernal, los miembros de una familia son asesinados poco a poco, y hay versos como “La niñera, a la que todos querían bastante, se hunde en el estanque burbujeante”).

Una de las historias más conocidas de Gorey es “Los pequeñines macabros” (“The Gashlycrumb Tinies”), un abecedario de muertes infantiles; cada letra corresponde al nombre de un niño que muere de una forma más o menos atroz. Los versos son muy musicales, y los dibujos no dejan lugar a la compasión. Muchos de sus trabajos van firmados con nombres como Ogdred Weary, Eduard Blutig, Dogear Wryde o Regera Dowdy, anagramas de su propio nombre.

Gorey se regodeaba en una absoluta ausencia de concesiones, desarrollando un grafismo decididamente complejo y sofisticado, en el que igual colaba referencias a Durero, Hokusai, E. H. Shepard, Sir John Tenniel o Gustavo Doré.

Obras de Durero, Hakusai, Shepard, Sir John Tenniel y Gustavo Doré. Tampoco es muy de extrañar que su pintor favorito fuera Goya, teniendo en cuenta la temática macabra de muchas de sus obras y sus también numerosos grabados, un estilo que tuvo una influencia decisiva en el inconfundible rayado de Gorey.

También fué influenciado por Thomas Hood subdirector del London Magazine y editor de la revista literaria The Gem. En la actualidad está considerado un poeta menor de la era victoriana, pero en su día fue bastante conocido por sus versos cómicos y satíricos y juegos de palabras.

Más decisivo para la formación de Gorey, fue sin duda Edward Lear (1812 – 1888)  escritor, ilustrador y artista inglés conocido por su poesía sin sentido y sus limericks (poesías humorísticas breves, de cinco líneas, en las que las dos primeras y la última riman).

Gorey era un gran aficionado al teatro; se metió a diseñar vestuario y escenografía, y ganó el premio Tony en 1977 por su trabajo para la representación de Drácula en Broadway. Se volvió conocido después de diseñar la careta y los créditos animados de la serie de suspense “Mystery!” para la cadena de televisión PBS, en 1980. También fue crítico de cine durante un tiempo, utilizando el pseudónimo de Wardore Edgy, otro anagrama. En sus últimos años, Gorey vivió en Yarmouth Port, Massachussets, y creó la compañía “La Theatricule Stoique”, presentando montajes con marionetas realizadas por él.

Sus grandes obsesiones eran el ballet y los gatos; ambas aparecen repetidamente en su obra. Su formación literaria y cinematográfica era muy amplia, pero poco más sabemos sobre su vida personal: siempre fue extremadamente discreto, y vivió solo toda su vida, en una casa llena de gatos y antigüedades.

Murió en 2000, y su casa, conocida como “Elephant House”, es hoy un museo sobre su obra. Sus cuentos son hoy en día difíciles de encontrar en sus ediciones originales, pero algunas editoriales han publicado recopilaciones en castellano, como Amphigorey, Amphigorey Tooy, Amphigorey Also, Amphigorey Again, con unas 20 obras del autor en cada una de ellas. Uno de sus seguidores más conocidos es Tim Burton.

Leer a Gorey es aprender a reír frente al precipicio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s